miércoles, 16 de diciembre de 2015

Mil pieles.

Y yo sé que esta vida nos dará otros motivos para seguir, que más adelante miraremos atrás para reír. Lo sé.
Sé que todo es pasajero y que los bienes son del cuerpo, el cual no es eterno como nosotros. Sé que las risas quedan porque llegan a nuestra esencia real, y que por más que no lo queramos ver, estamos acá de paso. Momentáneamente para curarnos.
Y está bien confundirse a veces, un caballero no es la armadura que tiene, ni la serpiente es la piel que desprende. Somos más que eso, pero no lo vemos. Lo se mi amor y al no verlo adquirimos los problemas de la armadura, la cual es momentánea pero que solemos verla más importante que nosotros mismos... muchas veces hasta pensamos que somos esa armadura...
Por eso, alma mía, no te preocupes que esas cosas pasan, porque lo nuestro queda. Que moriremos miles de veces antes de pasar a otra experiencia. Con nuevas alegría, retos y mil formas nuevas de expresar nuestro amor.

Hoy nos tenemos en carne, mañana nos tendremos en alma.

1 comentario:

  1. Super hermoso...me encanto la comparación que haces con la armadura...^^

    ResponderEliminar