sábado, 28 de noviembre de 2015

Pensamientos.

¿Sabrá el viento que no es más que suspiros?
¿Acaso la lluvia sospechara que su esencia no es más que lagrimas?
Y es que la naturaleza no sabe que es del hombre ¿o nosotros somos de la naturaleza? O quizás nuestra piel no sea más que tierra
Que nadie nos vio nacer pero miles de animales y platas nos van a sobrevivir, que en una tormenta los arboles bailan de alegría al ver al hombre acobachado.
¿Sabrán los hombres que en sus ojos hay agua de mar? ¿Que su propia vida no es más que un latido del universo? ¿Que la mujer existe para que sepa lo que es la perfección?
¿Que nada de lo que existe le pertenece pero que el mismo es parte de todo?
Tal vez encuentre alguna vez la verdad, y comprenda que nada de aquello es eterno más que su ser, que los golpes quedan en el cuerpo pero los besos en el alma; que nada de lo que piensa que es amor es real.
¿Sabrán los animales que son dueños de todo? Sí, eso sí lo saben, pero no lo demuestran para seguirle al hombre el juego. Como una madre que juega con su hijo, aunque ese juego la lastime.
¿Sabrá el amor que él se humano no lo conoce? ¿Que lo bastardea constantemente?
Quizás la mujer sospeche que en su piel están todos los secretos, tal vez algún día deje de suspirar y el viento deje de existir.