domingo, 17 de agosto de 2014

Antes del amanecer.

Y susurraras mi nombre antes de abrir los ojos, saboreando mis besos. Deseando que la mañana no nos borre la locura que la noche se dejo robar.
Apretaras los dientes tratando de ahogar un grito de pasión, sonido que tu orgullo de hembra va a querer liberar, para causar calor y envidia, euforia y éxtasis.
Serás mi mujer, aunque sea esta noche la única que nos vea bailar, aunque solo esta luna nos ilumine infraganti y el resto de nuestras vidas solo seamos un recuerdo del otro. Memoria que nos haga morder los labios e imaginar pasados sin futuros, vidas que no fueron y que solo en nuestras fantasías viven.
Seré pasión arrebatada, nublare tu conciencia y te hare sentir lo que ni en tus sueños mas húmedos viviste. Como espuma de mar te elevare en una ola para que, llena de lujuria, te desarmes en mi orilla.
Dime, mujer, ¿cuantos besos te han dado hasta ahora?; yo te los duplicare esta noche. Para que los que sigan solo besen lugares marcados por mi boca.
Mis manos danzaran y se fundirán con tu ser, nos uniremos sin nombre ni rostro. Mi piel te cubrirá y la tuya me entibiara.

Y temblando nos acurrucaremos, dueños el uno del otro, solos, únicos en el mundo. Respirando el mismo aire, latiendo al unísono. Siendo carne, siendo amor.

domingo, 3 de agosto de 2014

Sin distancias

Y aunque hoy reniegues de mi, siempre me tendrás.
Por más que me rechaces y escupas sobre mi foto, en tu sombra estaré, y si me empujas, a unos metros permaneceré.
No guardo rencor pues en mi pecho crece la fuerza mas grande que alguien puede tener, algo que nos une pero que tu no estas listo para ver. Algo que nos pertenece pero que tú ignoras.
Por eso te digo desde aquí, que esta mujer va a mirarte y cuidarte, va a velar por tus locuras y por tus miedos. Seré aquella presencia que se siente en la oscuridad, aquel murmullo que las olas crean al romper.
Olvidarme no vas a poder, pues por tus venas corre mi sangre y en las mías esta tu pasión. Fuimos marcados y aunque me creas una enferma jamás te culpare.
No me duele lo que haces pues te amo y en mi amor no espero nada a cambio, pues en amarte encuentro todo lo que mi alma necesita para estar en paz. Puedes amarme o no, odiarme o abrazarme, y mi amor estará igual. Es verdadero y no se condiciona a nada. Mi amor tiene tu nombre y tu luz.
El tiempo te dirá tu camino, tus pies harán tu destino.
Como madre te cobijaré, como amiga te abrazare, como amante de haré carne y como alma te elevare.
Los males terrenales aquí quedan, no les des la importancia que no tienen.
Te veré y sonreiré, pues conozco el amor que nos une y aunque muchos amores te hagan gigante en la tierra, el mío te hará un Dios en la eternidad.