domingo, 30 de marzo de 2014

Sobre el primer gran logro.

Ignorando que bello poder impulso su ser; arranco el temor de su pecho. Ya no sufriría mas, había saltado hacia el calor de la victoria.
Y entonces sus mariposas se convirtieron en palomas que lo liberaron de la angustia y de la soledad. La sombra del rechazo murió con un alarido.
Su alma fue mayor que su cuerpo, el mundo le resultaba pequeño. El amor, aquel anfitrión desconocido, había tocado su vida.
Su ser era invencible, ya no era un niño, su vida ya tenía otro significado. Ahora todo le resultaba bonito y perfecto.
Su valor había ganado, se enfrento a su peor enemigo y lo opaco, sus terrores se desvanecieron.
Se había arriesgado, jugado, se había tirado al vacío.

La había besado.

2 comentarios:

  1. Me gusto mucho este pequeño relato. Muy bueno, realmente.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho tus escritos!!!
    Desde ahora te sigo, y seguí así!
    Yo también soy un intento de escritora, pero más despelotada jaja
    Besos!!!

    ResponderEliminar